Lluís Portal y la Guerra Civil

«EN “OH 36!” FALO DE LA CONDUCTA HUMANA SOMETIDA A PRESIÓN, DEL HORROR, DEL ERROR QUE YE TOA GUERRA»

Xosé Lluís Campal Fernández
RIDEA

L’escritor maliayu Lluís Portal Hevia (Villaviciosa, 1964) cultiva dende cuantayá la prosa periodística y la narrativa de ficción con especial curiáu y un enfotu dignificador mui poco reconocíu nos estamentos ‘oficiosos’ del asturianismu. Periodista nel diariu La Voz de Asturias, Portal ye autor d’un valoratible llibru de cuentos entituláu Trófimo y Radamés (Villaviciosa, Caveda y Nava, 1991), asina como del documentáu ensayu bio-bibliográficu Francisco Balbín de Villaverde (Xiquín de Villaviciosa) (Villaviciosa, Cubera, 1995) y del trabayu etnográficu Secretos de Pandenes (Uviéu, Trabe, 2006). Collaborador con poemes y proses creatives en revistes como Lletres Asturianes o Albentestate, ye autor de más de mediu millar d’artículos d’opinión. Agora debuta nel tarrén teatral al ganar el premiu “Uviéu”, na estaya dramática, cola pieza Oh 36!

Pregunta. ¿Qué quixo cuntar nesta primer obra teatral de só?

Respuesta. Falo de les esperiencies vivíes por una familia asturiana metanos de la guerra civil. Falo de la conducta humana sometida a presión. Del horror. Del error que representa tou conflictu bélicu. De los aspectos cotidianos que suceden durante’l trescursu d’una guerra: porque la vida sigue baxo les bombes y demientres la muerte. Tamién l’humor. De lo irreal de determinaos episodios que tienen llugar durante una guerra. De los tintes subrealistes de la propia esistencia.

P. ¿El pesu hestóricu nun ye una llábana pal discursu lliterariu, y más si lo que ta decidiéndose ye’l sentíu d’una guerra civil?

R. Entiendo que non. Nun cuento la guerra, sinón daqué que pasa durante esa guerra, que ye diferente. La conducta humana sometida a presión aporta un material perinteresante dende’l puntu de vista lliterariu. Nun se trata d’una obra panfletaria. Nun pretende ideoloxizar. Nun pretende resolver incógnites hestóriques, nin esclariar qué bandu yera’l bonu nin cuálu’l malu.

P. ¿Qué materiales privilexó nel procesu de documentación y nel posterior d’escritura?

R. La obra inspírase na esperiencia del médicu y escritor billingüe Carlos de la Concha (Villaviciosa, 1877 – Xixón, 1965). Ésti construyó un furacu na so propia casa pa escondese cuando diba a buscalu’l so enemigu políticu, el dirixente anarquista Cristóbal Cano. Supi de los detalles d’esta hestoria gracies a un diariu escritu pol propiu De la Concha –pariente, por ciertu, del actual director de la RAE, Víctor García de la Concha– al que tuvi parcialmente accesu. Tamién consulté llibros sobre la guerra civil y a persones que la vivieron en primer persona o de forma diferida.

P. ¿Cuánto duró tola fase de conceición?

R. Varios meses, ya que llegué a escribila dos veces. La primera versión yera un testu ensin munchos anclaxes cola realidá, la segunda y definitiva arriquezse con abondos detalles y anécdotes reales estraíos del diariu y los testimonios concretos antes citaos.

P. ¿Atopóse con torgues de dalgún tipu na construcción del testu?

R. Preocupábenme dos cuestiones: una, atopar un llinguaxe estremáu que ficiera creyible la esistencia de personaxes de mui diferente estractu social. La otra, consiguir que les pincelaes d’humor qu’incluyo nun tapecieran el drama sobre la que xira la obra. Espero habelo llograo.

P. ¿Qué se pue facer en teatru que non se puea facer en poesía, narrativa y ensayu?

R. La posibilidá de representalu. El teatru sigue teniendo un atractivu evidente pal públicu: hai una catarvada de grupos y obres en cartel, y ello porque esiste un públicu que aprecia’l llinguaxe lliterariu y la cercanía de la representación. Eso nun lo tienen los otros xéneros.

P. ¿Piensa na representación cuando escribe pa la escena?

R. Sí, claro, y ési ye ún de los elementos que valoró’l xuráu del premiu “Uviéu”, la facilidá pa poner n’escena Oh 36! Tienes que pensar nello porque la representación ye l’oxetivu últimu de cualquier autor teatral. Nun s’escribe teatru pa publicar, sinón pa representar.

P. ¿Cómo querría que fuera’l montaxe?

R. Prestaríame que cayera en manes d’un grupu avezáu a facer drama, pero creo que nun habrá problema porque hai abondes compañíes que puen facer una bona puesta n’escena.

P. ¿Cuálos seríen los referentes dramatúrxicos de Lluís Portal como espeutador y como escritor de teatru?

R. Tengo que reconocer que me presta más ver que lleer teatru, quiciás pola razón qu’apuntaba anantes, magar qu’hai llectures que resulten obligaes pa quien escribe. Per otra parte, prefiero una triba de teatru qu’apueste por fórmules clásiques, nun me gusten en xeneral los proyectos escesivamente vanguardistes. Tampocu soi fan del teatru costumista asturianu, y observo los proyectos de revitalización o modernización con interés pero con ciertu escepticismu.

P. ¿Ye la guerra civil esa metáfora mayúscula, espeyu d’una identidá y les sos xabaces contradicciones, o ye namái un paisaxe pa la traxedia nacional?

R. Nun me preocupa tanto la guerra como los comportamientos humanos. Utilizo’l conflictu como un telón de fondo sobre’l que poder enfrentar al ser humanu coles sos propies miseries. Sí, la guerra ye la metáfora d’un mundu interior en conflictu y d’unos equilibrios sociales qu’esgarallen ante la tensión que xenera.

P. ¿Teatru realista, teatru simbolista o teatru d’idees pa sopelexar la conciencia?

R. Pretendo tocar la conciencia de la xente ensin facer proselitismu ideolóxicu. Esta obra tien abondo de simbólico ya que la realidá preséntase como un simple decoráu.